Articles

Los cambios (I)

In Diario de vida on 13 marzo, 2007 by santoposmoderno

Hace una semana ya estaba en Chile. Todavía estaba de viaje (quizás por Chañaral o algún punto del norte chileno) esperando llegar a Santiago (o tal vez solamente llegar a mi casa) [o a mi cama].

Desde que llegué a Santiago debí comenzar a hacer frente a una serie de cambios que se produjeron durante mi ausencia. Algunos de estos cambios han sido compartidos por muchas personas, otros ni tanto. De estos cambios pretendo escribir ahora, probablemente dando paso a una de las entradas más autorreferentes (narcisitas) de este blog. Probablemente sea también una de las entradas más solemnes que he tenido el (des)agrado de escribir.

(Recientemente me percaté -mientras me recostaba sobre mi cama unos instantes- de lo solemne que estaba siendo para escribir. Ahora que releí el texto me arrepiento un poco de la afirmación. De todas formas ya está lanzada la idea: si alguien piensa que esto es un poco solemne, muy bien).

[Si no, filo]

El reordenamiento de las fichas en Salud Mental

Este no fue el primer cambio que experimenté pero probablemente fue uno de los que más hondo ha calado en mi estructuración como individuo. El orden de las fichas en mi lugar de trabajo es un elemento central dado que mi contrato (de palabra, nadie vaya a creer que trabajo contratado) estipula que mis obligaciones son las siguientes:

  1. Sacar fichas médicas de los estantes donde éstas viven la mayor parte del tiempo y juntarlas según profesional. (O sea, un montoncito por cada psicólogo o médico que le toque atender pacientes al día siguiente)
  2. Atender personas en el mostrador, ya sea personal o telefónicamente. (Lo que incluye ingresar nuevas horas al sistema, o dar programas de FONASA, etcétera)
  3. Guardar fichas médicas en sus respectivos casilleros. (Después que los psicólogos o médicos las hayan ocupado)
  4. Otros (aquí es donde caben todas esas tareas extra que te encomiendan y que se supone uno hace de puro paleteado y no porque esté obligado)

Como se habrán dado cuenta, el orden en que se almacenan las fichas influye directamente en 2 de las 3 tareas que formalmente tengo [“tenemos”, no trabajo solo] que hacer. ¿En qué consistió este cambio? Nótese el siguiente dibujo para tener una idea de la ordenación previa al cambio.

Cada ficha tiene un número de tres dígitos que corresponde a los últimos tres números del RUT del paciente (obviando el dígito verificador). Así, si un RUT fuera 12.547.839-5, la ficha tendría el número 839. Por supuesto, la ficha 839 iría en el casillero correspondiente a los 83x que almacena todas las fichas entre el 830 y el 839.

Espero que con esta rápida explicación hayan comprendido el sistema.

Ahora bien, el problema principal es que no todos los casilleros estaban igualmente representado por el número de fichas. Así, habían casilleros en los que era imposible poner más fichas (por ejemplo, el casillero de las 180~9) porque mucha gente tenía esos tres dígitos finales en su RUT.

(Por cierto, se me ocurrió hacer un estudio ridículo que correlacionara los tres últimos dígitos de tu RUT con la posibilidad de asistir a una terapia psicológica. Así desde tu nacimiento podrías saber hasta qué punto era probable que necesitaras asistencia psicológica alguna vez en tu vida. El dato freak es que donde yo trabajo había tanta gente con RUT que terminaba entre 550 y 559, que tuvieron que ocupar dos casilleros para guardar tantas fichas. Esto significaría que si conoces a alguien cuyo RUT termine en cinco-cinco-algo, esa persona tiene mayor probabilidad de tener problemas psicológicos)

[No hay que ser un genio en investigación para ver las fallas evidentes de esta conclusión, como por ejemplo, considerar datos como el NSE de las personas que iban, o el lugar donde vivían. Quizás había alguna variable interviniente y la verdadera conclusión de un estudio como ese fuera algo como: “Si tienes un RUT que termine en 55x, tienes mayor probabilidad de haber nacido en Macul”]

Cuando volví a mi trabajo el viernes recién pasado, me percaté que las fichas estaban ordenadas de otra forma. En los casilleros ahora se guardan las fichas que quepan, sin seguir la regla del 0-9. Así Un casilllero puede empezar en el 230 y terminar en el 311. El siguiente del 312 al 319. Y el siguiente del 320 al 327. Etcétera.

Antes uno tenía una idea intuitiva de donde iba cada ficha. Los 00x por este lado, los 55x por este otro. Pero dado que ahora el orden privilegia las necesidades de espacio y no la formalidad de los números, ha sido un poco complicado acostumbrarse.

Continuará…

3 comentarios to “Los cambios (I)”

  1. Uff!!
     
    Esto de las fichas ha revolucionado el sistema!
    DÓNDE ESTÁN LOS 504!! Una persona común creería que estaría al lado del 503, donde van los 5, que es después de los 4 y antes de los 6… ahí! al medio! en el centro de la sala de archivo… PERO NOOO!! AHORA ESTÁ AL LADO DE LOS 2, abajo de los 3 y 4…!! @__@!!
     
    Es en verdad… un cacho… (aparte, no hay lugar donde dejar la "evidencia" O.o)
    Menos mal que podremos aprender y acostumbrarnos =)

  2. To understand himself,man needs to be understood by another.To be understood by another,he needs to understand the other.
     
    Muchas Gracias, de verdad, necesitaba tu comprensión. Te necesitaba.
     
    Amaranta

  3. Ya po Butín! súbete otra entrada…mhúuu!!:*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: