Articles

The man in the box (III)

In Cuentos on 15 noviembre, 2006 by santoposmoderno

No es un superhéroe, es un héroe normal. No tiene archirivales como El Acertijo, Magneto, Lex Luthor o el Kingpin. Don Juan lucha contra los villanos normales, de esos que Batman destruye con una par de ¡paf, ¡punch!, ¡zas!, aquellos que podrían ser los secuaces de El Guasón o el Pingüino. Esos que son cientos, miles tal vez, y que nunca se acaban porque siempre hay otro esperando a la salida del ascensor o en un callejón mal iluminado.  

Un clásico diálogo entre don Juan y un villano:  

–Grr –gruñe el villano.  

–¡Aagggh! –sufre el villano. Y después probablemente muere. Pero cómo saberlo. Lo que haga Don Juan con los villanos es un misterio para nosotros.  

Todo superhéroe tiene una doble identidad. Superman es Kent, Batman Wayne y Spider-man Parker. Pero los héroes como don Juan, sólo tienen un carné de identidad. ¿O creían que Superman no tiene su propio aidí?  

–Vengo a atenderme con el Dr. Chaparro.  

Y don Juan le recibe el bono Fonasa e ingresa al paciente en el sistema. Por si no se habían dado cuenta: don Juan es un cajero. El cajero de un Centro de Salud Mental.  

–Don Juan, ¿qué haría Ud. si un día viene su jefe y le dice: “Don Juan, Ud. es un buen elemento”?  

Don Juan me asiente con la cabeza:  

–Me han dicho exactamente eso.  

Don Juan también tiene que soportar las ironías, descalificaciones y pseudo confirmaciones de un jefe. (O si quieren: boss, que suena más siniestro).  

Todas las noches, a eso de las 8:30 PM, don Juan comienza a cuadrar su caja.  

–Si hay algo que me pone de mal genio es que no me cuadre la caja.  

Un bono mal extendido, un vuelto mal dado, un billete traspapelado… hay cientos de formas de poner de mal genio a don Juan.  

Una noche a don Juan no le cuadró una caja. Esa misma noche se echó a cinco mil patos malos. Don Juan no es como otros (súper)héroes: el suele trabajar con grandes cantidades.  

–Don Juan, ¿qué hace Ud. con los villanos?  

–Los cancelo a todos.  

No pude dormir esa noche. De sólo imaginarme que podía significar eso, me daban espasmos.  

En el Centro Médico a don Juan lo han equiparado con el pelado de Lost: Locke. Ese que se las sabe todas.  

(En Hawaii, en medio de una grabación, le han dicho a un pelado que de parece a don Juan).  

A donde vaya, don Juan siempre lleva su caja. Es como la capa de Superman, o las cápsulas de tela de Spider-man o los batiartilugios de Batman. Por ejemplo, está don Juan esperando la micro a las 10 de la noche en Vicuña Mackenna, al frente del Campus San Joaquín. Entonces se le acerca un malandra y le pregunta:  

–¿Tiene hora?  

Y don Juan amablemente se mira el reloj de pulsera y le contesta:  

–Son las 10, señor.  

Y el patomalo comete el craso error –el peor de su vida– y le dice:  

–¡Pasa pa’ca shushetumare!  

Ah, se me olvidaba: ese día don Juan no había cuadrado la caja. Con ese, iban 10352.  

La forma en que don Juan utiliza la caja es un misterio. Según uno de los psicólogos del Centro Médico, don Juan abre la caja, golpea con su puño al villano –de esta forma: verticalmente– y lo aplasta contra el suelo, dejándolo redondito, como una moneda. Y ahí, lo cancela.  

Pero es obvio que eso no puede ser. Sólo lo comento a modo de ejemplo, para que vean las payasadas que pueden inventar los psicólogos.  

Yo creo que los toma de lado –a lo largo– y en dos movimientos acaba con ellos. He visto a don Juan hacer lo mismo con los completos que venden en el carrito de Vicuña Mackenna. Al menos es más probable que eso del puño; al menos, yo tengo evidencia empírica.  

Durante una jornada laboral normal, don Juan pasa la tarde frente al mesón soportando las impertinencias de pacientes y doctores (los psicólogos no, los psicólogos son más simpáticos). En un día de los buenos, don Juan logra ingresar a la caja hasta 9 veces su salario mensual. Esta es otra razón por la cual don Juan decidió hacerse héroe, ya tenía la mitad del camino recorrido.  

Hablando de impertinencias, una vez el Dr. Chaparro fue a recepción y don Juan le preguntó si ya había atendido al paciente de las 18:30. El Dr. Chaparro cometió el error –el mayor de su vida– de mirar feo a don Juan. Para su suerte, a esa hora a don Juan todavía no le tocaba cuadrar la caja.  

–Don Juan, ¿qué hace Ud. con los villanos?  

–Los ingreso, le devuelvo el recibo y le digo que se sienten, que ya los van a llamar.  

Durante varios meses estuve tratando de descifrar esa metáfora. ¿Qué era lo que don Juan había tratado de decir con eso? A diferencia de los otros (súper)héroes, que parecen tener el sentido del bien codificado en su ADN, don Juan mostraba una profundidad mucho más esotérica. Una sabiduría que no venía de Kriptón ni de ningún otro planeta. (Por cierto, al día siguiente el Dr. Chaparro apareció con el tabique quebrado y un cabestrillo en el brazo).  

El ser simplemente un héroe también trae algunas dificultades a don Juan: Sus archirivales son indestructibles. Si esperamos hasta el último capítulo de la vida de don Juan, veremos que el no triunfará, morirá en las manos de alguno de ellos tres (probablemente de los tres). Estos archienemigos son (en estricto orden de poder):  

  1. El Colesterol  
  2. Los Médicos  
  3. Su Señora

El primero es definitivamente el más mortífero de todos pues tiene la capacidad de encogerse a tamaños microscópicos. Su estrategia es siempre la misma: introducirse en los completos que se come don Juan (don Juan tiene cierta debilidad por ellos) y tras entrar en su organismo, se cuela entre sus arterias para taponarlas y producirle destrozos ¡en su cerebro!  

(Si será hideputa ese Colesterol).  

Los Médicos son los siguientes en la escala de archimalechores. Ellos aconsejan a don Juan destruir a Colesterol muriendo de inanición (!). Don Juan se vería librado de ellos si no fuera porque continuamente está asediado por el tercer enemigo, que lo impele –en contra de su voluntad, la tremenda voluntad de don Juan– a acudir a su encuentro: se trata de su Señora.  

Su Señora es el enemigo más débil de los tres, pero no por eso menos importante. Continuamente se le ve haciendo planes para que don Juan caiga en la trampa de los Médicos y siga sus siniestros consejos.  

Pero don Juan parece saber que tarde o temprano ellos lo terminarán venciendo. ¿Y entonces quién nos va a librar de los villanos? No puedo creer que don Juan no termine prevaleciendo. Supongo que es porque no siempre el bien vence al mal.  

Le pregunto a don Juan: –¿Y qué pasa si un día cae una bomba nuclear en esta ciudad?  

–Nos morimos todos –me contesta sonriendo y mostrando sus blanca sonrisa. Porque si hay algo que don Juan comparte con los superhéroes es su sonrisa ancha y blanca.

Technorati tags: ,

6 comentarios to “The man in the box (III)”

  1. jAVIER-….ESTOOY DESDE LA SALITA DE SONREIR A LA GENTE…COMO ESTE COMPUTADOR ES + MODERNOSO ME PERMITE ESCRIBIRTE.
    QUE RISA EL CUENTO. ES COMO REAL, QUIERO IR A CONOCER A ESE dON JUAN, AL VER EL NOMBRE POR PRIMERA VEZ PENSÉ QUE IBAS A HABALR DE don juan tenorio, PERO NO. ERA DON JUAN EL SUPERHÉROE.
    ME GUSTÓ ESO DE HIDEPUTA, ES UNA BUENA ESA ABREVIACIÓN.
    SALUDOSSSSS
    KAREN
    (no me deja poner mi nombre tu blog)

  2.    Además, Don Juan tiene cierta importante debilidad por las señoritas en problemas, no es neesario que se le descuadre la caja, Una señorita llorando y Don Juan los cancela a todos. Yo lo he visto…

  3. Está muy chistoso el cuento mi Stranger!!Si supiera Don Juan que estás revelando su identidad secreta… te cancelaría tb?? :O cuidado Almor, no le des nunca la dirección de tu blog!Ojalá que le cuadre la caja hoy…y yo toy wateando parece:(q hacer? ir o no ir?FRIOOOOO!mhú mhúuu AlmorcitoTe amo plus+

  4. Don Juan no sólo es un héroe, también es el salvador, el MESIAS de SM!!
    Él tiene todas las respuestas Y todas las preguntas, es tan sabio…
     
    Y si, además rescata con un mensaje sublime a las señoritas en peligro (en especial si parece un asunto de vida o muerte)
    Y, más encima, es en-can-ta-dor! ^///^
     
    Si Don Juan las tiene to’as! =)
     
    (Ni siquiera quien se llama como súper héroe es tan seco como él =P)

  5. jajajajaj me rei mucho con tu cuento, realmente me subiste el ánimo.
    El colesterol el mas temible archirival, mmmmm yo tambien tengo debilidad por los completos. Para la prxima creo que asesinare a unos cuantos antes de comermelos.
     
    Saludos!!!!!
     
     
    silvana

  6. Yo creo que don Juan debería tener una serie en Canal 13… qué Huaquimán y Tolosa!!! de qué me están hablando!!!
    Yo lo entiendo cuando no le cuadra la caja, es como cuando uno llega cansado y muerto de hambre a la casa y no hay nada para comer, claro que esa es una preocupación doméstica al lado de las de un héroe como don Juan, yo sólo decía…
    Grande don Juan! Que ni el colesterol, ni los médicos ni su señora lo maten nunca…
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: