Articles

Una verdad sobre las salas de espera

In Pelando cables on 3 octubre, 2006 by santoposmoderno

Antes, en las salas de espera de las consultas (y/o centros médicos) tenían revistas. Unas Caras o Cosas viejas, tan viejas que era imposible que las hubieras leído todas (o siquiera que te acordaras).

Hoy, en las salas de esperas hay televisores. Y la gente puede ver la teleserie mientras espera que un médico (o profesional relacionado con la salud) aparezca por una esquina siempre es una esquina y diga su nombre [y/o apellido].

Las razones por las que cambiaron el sistema son muy sencillas. No es porque los televisores sean más atractivos, estéticos o actualizados. Es porque la gente está ciega y es mucho pedirles que saquen sus lentes para leer frente a los demás pacientes. Eso sí es antiestético.

Aceptémoslo, la gente nunca leyó las revistas. Sólo veía las fotos. Por eso Caras y Cosas y no el diario, por ejemplo.

Esa es toda la cuestión.

4 comentarios to “Una verdad sobre las salas de espera”

  1.  
    Yo creo que además hay otra cosa. Que las revistas que tiene en las salas de espera, a veces dicen mucho de los profesionales que están ahí. No siempre son una Caras y una Cosas. A veces hay otras de las suscripciones más insólitas y poco interesantes (para el paciente, digo yo). ¿Y por qué no hay una TV Grama o una Insólito?
    Con la tele, no falta el que se para y la va a cambiar de canal.
     
     

  2. Ahh… yo leía todas esas revistas, las entrevistas me gustaban. También los artículos con cara de interesantes. Pero con tele, como q no me concentro pa verla, porque la ponen tan arriba siempre!! se te cansa el cuello.Además con la tele me pongo zombie y se supone q en la sala de espera uno tiene q estar atento, o no?Pero cuando te voy a buscar tpco veo la tele… no me llama.Saludos a mi Stranger más mhú del planeta!mhú!;-*

  3. Me carga que ya no hayan revistas en las consutas medicas, era la unica oportunidad que tenia de leer revistas costosas de la socialité. Ahora me debo conformar con ver Rojo…
     
    Saludos!!
     
    Silvana

  4. Cuando pequeño iba a un dentista que tenía todos los números de la revista de odontología (creo que de la Chile) ahí, para que la gente intentara leerlas y admirara su sabiduría oral.
    Hace años que dejé de ir.
    Con mi soberbia ya tengo suficiente.
    :P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: