Articles

Un bazucazo a la vida

In Pelando cables on 10 abril, 2006 by santoposmoderno

¿Nos estamos muriendo?

¿O se trata de una queja baladí? Pensar que la vida es una mierda pasa antes que nada por pensar: el triste primer paso.

En mi adolescencia yo decía: "No hay que pensar". Años más tardes cambié el discurso: "Si no sabes pensar, mantente al margen". Hoy en día: da lo mismo.

No se trata de que mi vida o tu vida sean una mierda. Se trata de que la vida lo sea. Imposible no pensar que la vida de uno tenga que tratarse de escapar. ¿Escapar de qué? De esa basura que se apodera de las vidas individuales de todos.

Es mirar alrededor y darse cuenta. ¡La vida de la gente no puede ser así! Son todos los que aceptan vivir en ese concepto. No hablo del sinsentido: hablo del sentido-como-el-pico. Prefiero mil veces vivir en el sinsentido que en uno de esos sentidos que veo día a día. No hay que ni salir a dar una vuelta: basta con hacer clic, clic, clic.

La vida de los que huyen no es mucho mejor. Conozco un par de casos. Personas que han perdido toda esperanza. No la suya: la de sus padres y amigos. Los aludidos todavía creen que hay una luz al final del camino. (Y ojalá la hubiera… al menos por la gente que se preocupa por ellos).

Ahora pienso en esto: cuando uno habla de estas cosas, todo el mundo se da el derecho a opinar. Ojalá opinaran cuando escribo un cuento o hablo del estadio del espejo. Pero como todo el mundo tiene "dilemas existenciales", todos pasan a estar al "mismo" nivel y los comentarios se hacen sin ninguna vergüenza.

Lo más patético es cuando te ofrecen consejo. Mejor se dieran consejos a ellos mismos. Si es su vida la que estamos lamentando, no la nuestra. (Espero que no tomen esto como un cobro de sentimientos).

–Pobrecito obsesivo –es la voz de uno de mis yoes disociado.

Un par de veces he escuchado que en este mundo hay que tomar partido por algo. «Conozco tu conducta: no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá que fueras frío o caliente! Ahora bien, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, voy a vomitarte de mi boca» (Ap 3,15s). Los psicólogos suelen no hacerlo: como que quieren estar bien con todo el mundo. De la guata me sale que eso es una mierda. Pero al mismo tiempo pienso que puede ser una postura de sabiduría por la vida. Yo antes era así de conciliador. El hecho de que no lo siga siendo da cuenta de que me estoy volviendo viejo. Y los viejos son más tontos.

¿A qué le voy a tirar mierda hoy? Estoy pensando en un póster que vi en una vitrina de Feria del Disco. Salía una mina con a sonrisa de oreja a oreja junto al siguiente titular: "El perreo de Yamna". (No se vayan a creer que no sé quién es Yamna. Es una "bailarina" de Rojo, el programa del Rafa).

Vi su sonrisa, vi el titular. ¿Cómo alguien puede estar contento de aparecer en un póster así? ¿Cree que está haciendo carrera? ¿Está saboreándose los millones de pesos que ganó posando para la foto?

A ver, ¿creerá ella realmente que su "perreo" la lleva? ¿Sabrá Yamna Lobos toda la gente en este mundo que realmente cree que su perreo la lleva?

Veinte minutos más tarde, en paseo Ahumada, un grupo de transeúntes aglomerados viendo a niños "perreando".

Fin de la censura a Yamna.

Lástima que sea a esta hora cuando me inspiro más o menos. (Supongo que el "más o menos" se justifica por si solo). Si mal no recuerdo, mañana se cumple un año desde que inauguré este blog.

(Falso. Acabo de revisar y eso sucedió hace dos días. Soy un desgraciado si no le celebré el aniversario a mi propio "hijo".)

Yo digo que todos viven en una mentira y no se dan cuenta. Yo digo: ojalá que hubiera más gente conciente de este hecho. Uno podría sentarse en una banca a mirar al resto y reírse un rato. Es fome reírse solo. Después de un rato deja de dar risa.

Hace un rato leí en un foro a un weón que decía que le daba lata que alguna gente fuera a los carretes y se pusiera hablar cosas densas ("pasao a caca", en su slang). Lo más absurdo es que el comentario venía de un weón que te lo encontrai en el baño y te empieza a dar la lata.

Dejemos al tipo de lado: voy a tomar su queja. Porque no es primera vez que la oigo. Gente quejándose de gente porque no pueden hablar cosas más light.

Si un weón que pasa todo el día estudiando a Heidegger se le ocurre decir la palabra "tiempo" en un carrete: es un pasao a caca. En cambio, si una mina que se pasa todo el día estudiando los nombres de los nuevos novios de Yamna Lobos y de Nelson Mauri habla de eso mismo en un carrete: está muy bien.

El punto es que ni el filósofo de bolsillo ni la hueca telemaniaca pueden hablar de otras cosas. Porque no saben nada más aparte de lo que se han especializado.

¿Muy charcha la caricatura? Quizá…

La cuestión es que para un académico lo que leyó en el diario puede ser light. En cambio, para un hip-hopero marginal leer el diario es "demaisado profundo". No sé si me cachan la diferencia. No es una cuestión de lightedad. (¡Quién mierda puede decir qué es y qué no es light!) Es una weá de códigos.

Fin de la crítica a la lucha de clases.

Creo que es la hora de irse a la cama. Dejaré la pelá de cables para otro día (¿otra semana? ¿otro mes?). Me descargué un poco y es me dio hambre. Pero como ya me lavé los dientes, no pienso comer. Prefiero acostarme.

Y post data: le voy a dar un premio al que me ponga un comentario decente. El manso premio…

5 comentarios to “Un bazucazo a la vida”

  1. El mundo está manchado…

  2. Amigo Partnä de las más altas y profundas reflexiones (valga la paradoja):
    No puedo dejar de sentirme identificado con el pasao a caca que menciona "tiempo" en un carrete. En la última ocasión, me llegó un piscolazo y un esbozo de cachetada de mi pinche. Todo mal.
    Pero más allá (como dirían los filósofos griegos metà, pròs o eìs alló -según el contexto) del anecdotario, me parece que tu reflexión representa un estado anímico en el que solemos caer quienes somos algo dados a la reflexión. El problema, entonces, ahora es del falta de originalidad.

    Todos hemos tenido la vivencia de que la Yamna Lobos es una mierda. Algunos salen de esa vivencia y efectivamente, se dedican a "perrear". Ahora bien, elaborar una reflexión sobre "lo hueco que está el mundo", "la alienación del sujeto en la sociedad de lo efímero" o "lo denso del último capítulo de La Nanny" es, a fin de cuentas, un acto más propio de esta cultura de lo efímero: es algo así como un feedback o re-entry, respecto del cual ya ha generado sus propios mecanismos de autodefensa. Es un discurso permanente, paralelo a lo estúpido de la sociedad de consumo, usualmente esbozado por bohemiosh, intelectualesh, opinólogos o, peor aún, shoshiólogosh. Es un para-logos (algo así como un para-aguas, pero distinto) que convive inocuamente con los discursos dominantes.
    No obstante toda esta antiapología del discurso disconformista, cabe mencionar que, como dije arriba, todos hemos tenido la experiencia de esta disconformidad. Ergo, que alguien exprese su experiencia (o bien, su Erlebnis, para ser más huserliano) tiene una pretensión de validez absoluta, puesto que no tenemos cómo ingresar a la idealidad de sus significaciones (Bedeutungen) dadas únicamente en el ámbito de su conciencia. Esto es, no podemos partir presuponiendo mentira y en un movimiento caritativo, debemos acceder a su verdad particular.
    Para comenzar el tomo II de mi comentario, quisiera empezar a cerrarlo: bien que sientas la desazón posmoderna. Bien que la escribas. Bien que las escribas bonito. Pero ojo, no eres ni el primero, ni el último. El tema ha llegado a convertirse prácticamente en un género (léase, z.B., expresiones como "la teoría crítica de la Escuela de Frankfurt").
    Qué solución tenemos ante esta paradoja sistémico-discursivo-constitucional? Ni idea. En el mejor de los casos acusarla. Pero como dijo algún humanista por ahí, las paradojas no se resuelven, se viven.

  3. Javierín, muy humildemente noto un cierto tono agresivo en lo que escribes. Tono que va disminuyendo a medida que aumentan los párrafos, pero que, sin duda, alberga rabia. No sé si para ti no es para menos sentir ‘rabia’ (que yo percibo en ti) con respecto a la vida de mierda que tú señalas, pero no sé… me pasó algo extraño al leer tus palabras, ya que sentí que no eran tuyas. Leía y leía y, de lo que te conozco, me dió la impresión que ése no es tu sentir cotidiano, o por lo menos, la forma en que lo vives y lo expresas, lo que me llevó a pensar que viviste algún suceso que te llevó a ese estado (¿estado basal de rabia?) Quizás esté equivocada. Quizás no. No sé.Nada más que decir.(Un abrazo gigante. Nos vemos)

  4. Oh Santísimo:

    No pude evitar comentar en tu blog, que he estado revisando
    constantemente durante mis períodos de descanso, en esta última
    temporada. La verdad es que hoy he tenido una semana especialmente
    atareada, ya puedes imaginarte, y creo que ahora lo comprenderás con
    aun mayor profundidad en tu alma, oh santo de la nueva época. A
    diferencia de lo que la mayoría del orbe católico cree, y profesa, mi
    trabajo es bastante solitario, cómo si de mi se esperara una
    disposición espontánea al rezo madrugador por oficio, al sueño ligero
    de los héroes, los mártires, los santos – como tú – , o los neuróticos.
    La verdad es no es así, de hecho, todo lo contrario. Me gusta pasear
    leyendo las noticias en internet, responder columnas sobre penas del
    corazón en más de 40 páginas en todo el mundo, con alias tan diversos
    como Sunshine_4 o Jessica. Creo que la realidad se pliega justo allí
    donde decimos que hay vulnerabilidad, pero en realidad hay sólo día
    jueves, en pleno Chicago, Bogota, Rancagua, Habana, Venecia, sólo una
    conversación, y luego el sueño, y luego el día con el sol, y luego el
    sueño, y luego día con sol y nubes y luego seguir durmiendo, la vida y
    luego la vejez. Y ahí, santísimo, te enteras como yo, de que tu muerte
    será objeto del escrutinio mundial, y que tus últimos pasajes de
    conocimiento, no serán en tu casa, en un alcoba de paredes blancas con
    olor a margaritas, sino que en una bóveda, en un aposento deslumbrado
    por la historia. Se que siempre presumimos que lo decidido transforma,
    pero el olvido es como el pestañeo de la mente, inevitable,
    translúcido. En fin, sólo te escribo para que sepas que te leo, y que
    también tengo un blog en "spaces". Quizás algún día te mande algún
    cuento mío escrito en material; lo vas a buscar a la Nunciatura. Estaba
    esperando este momento de fragilidad, para contactarte. Sólo espero que
    estés bien, y que comprendas, como he aprendido yo, que todo se deshace
    cuando dejamos de mirar. Ve a dormir Santo, ya llegará la hora.

    Bendiciones,

    S.S. Joseph Ratzinger.

  5. cómo está, javi.
     
    estoy de acuerdo con los comentarios anteriores, así como también con el espíritu de la pítica queja que posteaste (notoriamente se trata de un discurso típico tecleado después de una fumada de marihuana: luego, "pítico". es verdad, estando sobrio uno no cae en ese juego).
     
    tenía ganas de criticar el comentario de "el pecador clásico" SÓLO por un detalle de forma (por cierto, eso de "pecador clásico" me evoca imágenes de romanos haciendo uso de aquella famosa institución bajo la cual la élite recurría a bebés para recibir una reconfortante fellatio al finalizar una pesada jornada), pero me arrepentí porque no es importante, se trata tan solo de un capricho.
     
    la verdad es que todo eso es un juego. un juego de formas, todo parece prima facie una realidad (in)evitable (entendiendo eso como opciones extremas) que, desde luego, toma parte sólo, como reacción autómata, dentro de las mentes de ciertas personas. jajaja, quisiera creer que eso es así pero en este país (de manera general) esa weá se extiende al plano material, concretándose p.ej. en una exclusión.
     
    para terminar, diré lo obvio: que uno es quien decide qué sentidos da a las WEÁS (entendiendo "sentidos" como "acepciones", "direcciones" y "valor". y entendiendo "weás" como lo que es, una palabra con significados infinitos). Y que esa libertad trae obviamente responsabilidad. Y que, en fin, la vida es inabarcable y no es sólo tragedias, ni farándula, ni teorías pajeras u orgásmicas, ni un espacio virtual por internet, ETC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: