Articles

Bla bla y una moraleja

In Cuentos on 15 marzo, 2006 by santoposmoderno

Me encontraba yo tan imbuido en la lectura del nuevo Harry Potter que si alguien se hubiese aparecido al lado mío «por arte de magia» no lo hubiera considerado extraño. Éramos como cinco o seis personas y estábamos gozando del verano en una playa sureña. Por suerte me había conseguido un buen quitasol para no achicharrarme en la noble tarea de leer. Gozaba también del beneficio de la sombra, Marisol, que era una de las amiga de mi amigo que nos había invitado.

– ¡Vamos a jugar vólei! –gritó Matías mientras corría con una pelota hacia la red.
– Dejen terminarme el capítulo –dije más o menos despacio de forma que nadie me escuchó pero yo me di por excusado.

Marisol tampoco se movió. Ella estaba mirando el agua sentada sobre la arena. No andaba en onda playera precisamente. De hecho andaba vestida con pantalones y una polera. Sí había tenido la audacia de sacarse los calcetines.

Jorge y su bastante-bonita-pero-un-poco-antipática polola Josefina pasaron al lado de nosotros.

– ¿Van? –preguntó Jorge.
– Al tiro –respondí– déjame terminar esto y… –seguí leyendo sin concluirla frase.
– ¿Y tú? –Le preguntó a Marisol–. ¿Todavía estás vestida?

Marisol se excusó con algo que no entendí muy bien pero tampoco parecía tener mucho sentido.

– Hay gente que se avergüenza de su cuerpo –dijo por lo bajo Josefina, la polola de Jorge.

Ese comentario sí lo escuché muy bien y no me pareció muy atinado de su parte. Además no era primera vez que hacía algo así, ni la primera vez que la pobre Marisol era la víctima.

– Oye, Jose –la llamé. Jorge justo estaba recibiendo un pase largo de Matías así que se fue directo a jugar.

Se acercó hacia mí y le pregunté: – ¿Tú eras gordita cuando chica?

Se le encendieron las mejillas y me contestó casi gritando: – ¡Y a ti qué te importa!

– Sabes –le dije–, escuché lo que le dijiste a la Marisol recién. Y fue bastante degradante, la verdad. Y por si fuera poco, hiciste una acusación falaz.
»De partida, del hecho de que ella esté vestida mientras tú andas con tu bikini paseándote al sol, no se sigue de ninguna manera que ella se avergüence de su cuerpo. Es más, no sé si sabes que para los católicos el cuerpo es un regalo de Dios: ¿y quiénes son los más orgullosos de su regalo sino los curas y las monjas, precisamente los más católicos de todos y al mismo tiempo los que andan más tapados? Seguramente tú andas con un bikini mostrándote porque no te avergüenzas de nada. A ver, demuéstranos tu seguridad y sácate toda la ropa. Ya que estás tan orgullosa. ¿Ah no? ¿No te atreves? Pues déjame decirte algo: Si ahora andas con bikini, eso nada nos dice de tu propia seguridad. Sólo nos dice que has estado en un contexto que ha favorecido tu conducta. Si te fueras a un lugar donde la gente te criticara severamente por andar destapada, seguramente tus hábitos cambiarían rápidamente. Al final, ese orgullo por tu cuerpo del que seguramente te pavoneas no es tuyo. Descansa en la aprobación de los demás. Sólo recordemos la historia de Marylin Monroe, una mujer espectacular para su época que seguramente no se avergonzaba de su cuerpo pero ¡oh! se terminó suicidando. ¡Qué segura de sí misma debió ser ella! ¿No crees?

– ¡Jose, ven a jugar po! –Le gritó Jorge.
– Ahora anda a jugar con el que alaba tus curvas y deja a la Marisol tranquila –le dije mientras retomaba mi lectura.

Parece que me hizo un gesto raro pero no lo capté, porque no quería darle pie a una contestación.

Después de un silencio, Marisol me dirigió la palabra: – Oye, te encontré harta razón en eso que dijiste. En realidad, la gente como ella como no está segura de lo suyo, lo tiene que andar mostrando para que el resto la apruebe…
– Disculpa –la interrumpí–, pero no es verdad lo que dije. No me encuentres la razón.
– ¿Ah? –vaciló Marisol.
– De lo que pasó aquí hay dos cosas importantes. Y una es una moraleja para ti, no para ella.
– No entiendo.
– Mira yo no sé si lo que ella dijo sobre ti es cierto o no. De hecho, eso es lo que menos importa. Lo realmente importante es que ella no pudo decirme nada después de lo que le dije, porque seguramente no pudo rebatir mis argumentos. Quizás ahora se lo crea un poco. Filo. La moraleja es que la realidad no es algo constante y se puede cambiar. Especialmente usando discursos que suenan más o menos lógicos. Aunque no importa si lo sean en realidad. Lo que debes tener en cuenta siempre, y en especial con este tipo de personas, es que no saben lo que te acabo de decir. Ellos se toman la vida demasiado en serio. Uno que sí lo sabe, está consciente de que las cosas no son definitivas. Uno no debe creerle a nadie lo que dice, ni siquiera a uno mismo. Son todos ejercicios retóricos.
– Pero, si me dices eso… ¿qué hay de los sentimientos? Si pones todo en duda, no puedes creer en el amor, ni en la amistad, etcétera…
– Obvio que no puedes desde un punto de vista teórico. Yo te puedo dar un discurso de tres horas acerca de la amistad. Y puede que tenga mucho sentido. Pero al final yo sé que todo lo que te dije fue un bonito invento. La cuestión es otra: yo puedo elegir defenderte a ti frente a una pesada como la Josefina sin necesidad de tener la certeza de la existencia de la amistad que hay entre tú y yo. Lo importante aquí es que yo estoy consciente de ello y a mí no me vienen con verdades baratas. En cambio a la Josefina si la podemos engañar.
– Mm… –dijo la Marisol con un tono de no muy convencida– creo que algo te estoy captando. –Y agregó:– ¿Cuál era la otra moraleja?
– Lo otro es que nadie es tan elocuente en la vida real como yo lo fui hace un rato con la Josefina. Probablemente estamos metidos en un cuento de algún blog o algo así.
– Ja –se burló la Marisol–. ¿Y cómo sabes que es un blog y no un libro?
– Bueno, esa es una información que me confió el mismo autor del texto.

Por la cara que puso, parece que Marisol no me terminaba de creer.

– De hecho –le dije–, fíjate como ando vestido.

En ese momento ambos nos percatamos de eso.

– ¡Es como una especie de hot pants! –exclamó Marisol y empezó a reírse–. Además mira lo blancas que están tus piernas. Parecen una pantruca.
– Seguramente el autor de este texto no sabía si debía poner esas palabras que le dije a la Josefina en un salvavidas de Baywatch o en una rata de biblioteca –concluí un poco desilusionado.
– ¿Sabes? De tanto bla-bla me dio un poco de hambre –me dijo Marisol al fin–.
– ¿Nos vamos? –Pregunté.

Marisol asintió con la cabeza. Entonces nos levantamos y tomamos nuestras cosas. Después pegamos un gran salto y nos fuimos volando hasta la casa.

8 comentarios to “Bla bla y una moraleja”

  1. Me gusta eso de que el protagonista tenga conocimiento del autor, como q te causa un vertigo estar leyendo y volver a la realidad y de nuevo meterte en el texto.
    Y me gustaron las algunas de las "verdades" q escribiste, como eso de q en realidad uno no podría responderle así de elocuentemente a alguien q dijo algo que no le gustó, justo en el momento preciso (pero q ganas de). Y eso de lo que realmente importa, q es tan cierto. la gente escucha argumentos convincentes, nada mas. Alomejor por eso la gente quiere defender lo que piensa, por q si lo dice convincentemente, entonces su forma se convierte en una forma válida de pensar.
    y lo que me gustó más del texto fuiste TU! jaja
    Te Amo Almorcito mío de mi corazooón!!!
    muac!
    y te preguntare algo q leí q me dejo pensando, pero después…

  2. Ah que tierna la Java…

  3. Y se me olvidó decir q te verías picho-caluga con esos hot-pants!!!
    mmm… ya te imagino  xD , a lo brasilero po, tu cachay.
    y te AMO otra vez.
    jaja me puse pijama y encontré el papelito de frugelé :P  se me había olvidado.
    :X
    nos vemos mañanita!!

  4. ¿Debo decir algo interesante?
    ¿argumentar sobre…porque me puede haber gustado…o al contario…porque me parecio una historia sin sentido?
    Harry Poto tiene  verdades más interesantes que contarte!
    el es mucho mas bacan que yo…y me cuesta admitirlo, por favor, no creas que es tan facil para mi!.
    o tal vez…crees que….tu puedes ser el proximo Elegido?
     

  5. … algo me paso con la moraleja… me kedo dando vueltas…
     
    "la realidad no es algo constante y se puede cambiar"
     
    mmmmmm….

  6. Hola Javierín!Había leído la otra vez el texto, y no recuerdo por qué que no posteé. Ahora te vengo a postear, y no sé por qué no lo leí, jaja =PRetomando el tema de la seriedad q me comentaste virtualmente el otro día,  si bien siento q ya "me estoy salvando" a mi manera (me da la impresión de que cada uno tiene la suya), sería súper interesante poder leer tu trabajo, así q si me lo prestas para leerlo, yo feliz!!Qué tengas un lindo finde, Javierín! =)Hablamos y nos vemos (o nos vemos y hablamos. No sé que sea primero, jaja)chauuu

  7. Astonishing.

  8. Hola Javier…creo q asi te llamas…por lo q lei…
    O mejor te llamo santo posmoderno
    Bueno a lo q vengo…sabes hoy en la mañana me levante con ganas de leer algo q me hiciera pensar de otra forma…bueno lo encontre..aqui estoy escribiendo, (ha sido por causalidad..no por casualidad q estoy en estos momentos sentada frente al pc, contando algo a un desconocido…pero por lo q he leido…creo q ya te conozco..) Sin más preambulo creo q deberias seriamente dedicarte a ser un escritor psicoanalista (como erich fromm y como otros más q tu ya conoces)…tienes mucho q decir a esta comunidad absorta de sus pensamientos, esclavizada de sus métodos para adquirir más bienes materiales y no espirituales y de humanidad misma…tienes un gran futuro esperando por ti, sigue tu camino libremente.
    "Los obstaculos son solo pruebas q aparecen para realizar un examen, tienes q superarlos para retomar el camino y seguir  avanzando a la meta".
     
     
    P.D: Sabias q Sigmund Freud, era aficionado a las ciencias ocultas?…Un dato: S.F. mantenia un mazo de tarot egipcio en su escritorio!!! :-) x-)
    Dios bendice tu bien.
    LadyRock
     
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: