Articles

Preparativos. Dinero. La cámara. Y cómo irse de Santiago sin ser notado.

In Diario de vida on 1 febrero, 2006 by santoposmoderno

A las diez de la mañana comencé a tener unas pesadillas extrañas. De que mi papá no había vuelto y que mi viaje se iba a las pailas. Sucedía que mi daddy (como le dice mi hermana) andaba de viaje y no me había pasado el dinero que me faltaba (o sea, todo) para poder irme tranquilamente del país.

¿No les conté? Me voy de vacaciones a Brasil.

(El momento de silencio para que el público lector diga: "Wooo")

Y como me voy hoy a la noche era menester tener la plata. Y la cámara de fotos. Y la tarjeta Visa activada. (Por si acaso).

Como ya es costumbre, nos vamos sin control parental activado. Dije "nos" porque me acompaña mi querida Stranger de la vida. La modalidad del viaje será la misma que he utilizado en mis vacaciones anteriores (Europa, Sudamérica), es decir, compramos el pasaje de ida y allá nos arreglamos con el itinerario. Nada de planificaciones o reservas en hoteles (o moteles). Lanzarse a la vida nada más, dejar que el azar haga lo suyo. Como dijo mi amiguita Isidroga anoche: estilo amelie. (Nótese que "amelie" es con minúscula porque es un adjetivo).

Apenas me desperté en la mañana tomé el teléfono y llamé donde mi padre. Todavía no me sacaba esa voz ronca del recién levantado. ¡Menos mal había llegado! Quedamos de juntarnos a las once y media en su oficina para hacer los trámites necesarios.

Ni siquiera me molesté en cambiarme de ropa o tomar desayuno. Salí talco. Y ¡oh, sorpresa! estaba ¿nublado? Interesante augurio. (Ya, me fui en la volada esotérica.)

Mi papá trabaja en la Agencia de Cooperación Internacional (AgCI) que queda en el ex hotel Carrera, ahora Minsterio de Relaciones Exteriores. La entrada es un poco cuática porque hay pacos deteniendo a todo incauto y pidiéndole hasta el acta de defunción. El truco para pasar sin ser obstaculizado por estos nobles funcionarios de la nación es el típico para entrar a todos los edificios gubernamentales: pasar como si uno viviera en ese lugar. Su par de saludos al aire, su levantada de ceja y –lo más importante– no vacilar en ningún momento.

Llegué al toque donde mi papá. Ahí me pasó una bolsa con el preciado artículo que no puede faltar en un viaje: la cámara digital. Abrí gustoso el paquete con la Cybershot y me asombré de que viniera con todos los add-ons renovados: el bolsito, el cable, el cargador de pilas, etcétera. Además me pasó una bolsa con todos los manuales y software.

– ¿Y para qué quiero los manuales?
– Te voy a regalar esta cámara.

Brígido. La razón era muy obvia. Se había comprado una mejor. Pero filo, a caballo regalado no se le miran los dientes. (Si mi hermana se llega a enterar de este regalo, se cambia de apellido).

Después fuimos a CitiBank para activar mi tarjeta de crédito y hacerme completamente funcional en el mundo de los negocios. Es decir, en el mundo.

Cuando volvimos a la oficina me pasó el dinero que ascendió a la considerable suma de {DATA ERROR. Please contact the administrator}. Ahora que estaba fully-loaded ya podía respirar en paz. Así que aproveché de hacerle una mantención al computador de su oficina (la forma en que podemos pagarle el favor a los padres).

Ahora: de vuelta a casa. Esta vez a pie. Porque a pesar de tener sus cuantos dólares en el bolsillo no tenía monedas. Esas cosas suelen suceder.

Durante el día me había asaltado una duda que no tiene nada de interesante pero igualmente me daba vueltas como si quisiera ir al baño o algo por el estilo. ¿En qué momento comienza el viaje? ¿Cuando subes al bus, cuando sales de tu casa, o cuando despiertas en la mañana?

Deseché la última opción y ahora esta entrada quedó archivada en "Diario de vida" en vez de alguna categoría relacionada con viajes. Finalmente me incliné por la segunda opción. En el momento en el que tomas tu mochila, te despides de tu mamá y te vas a la estación de buses, ahí es cuando comienza la aventura.

Hablando de mochilas al hombro, yo todavía no he armado la mía. Todavía quedan unas horas. Típico que se queda algo, pero como lo demuestra la experiencia: mientras estén los documentos y la plata, no problem.

Menos mal esta vez no viajo con un scout. ¡Qué pésimos viajeros! Llevan miles de artículos inútiles. Creen que se van de campamento y llevan una mochila como de ocho mil kilos. Ocho mil kilos. Todo buen viajero lleva lo menos posible para poder volver con lo más posible (o volver sin nada, que es la otra opción).

Hay gente de la que me hubiera gustado despedirme pero no alcanzaré. Les mando un chao loco a ver si lo reciben. En todo caso creo que voy a actualizar este blog de vez en cuando para que sepan de la odisea que se vive por esos lados.

Lo que sí, me quedé con unas entradas en la mente que se van a morir con el tiempo porque lo más probable es que nunca las postee. Pensaba en:

  1. nuevos descubrimientos acerca de los egofloggers. Seguí estudiando el fenómeno y encontré nuevas analogías. Especialmente con el tema de la identificación fálica.
  2. pasos para hacer un egoflog decente. Después de haber trapeado el suelo con estos pobres egofloggers había pensado en poner algunas ideas para hacer que un egoflog pueda surgir de entre las tinieblas y convertirse en "algo". Y de pasadita sacar a los egofloggers de su espiral selbstsüchtig.
  3. un cuento. Dedicado a mis ex fans (tenía pocos, pero tenía). Había unas ideas para escribir algo ameno, una lectura distractiva. Lástima que no será.
  4. el mundo de los blogs. Estos últimos días he descubierto cosas fascinantes acerca del mundo de los blogs. En verdad, esto es más que un cúmulo de páginas donde la gente como uno escribe de lo que se le para el dedo. Es más. Y es interesante. En esta oportunidad, quería hablar de una página que se llama Technorati (que está en mis vínculos favoritos, al lado izquierdo). Pero tendrá que quedar para otro día.

Y eso sería. Para variar me alargué mucho y nadie va leer esto hasta abajo. Pero bueh. Tenía que escribirlo. Les mando un saludo de despedida a los santiaguinos (y a sus versiones regionales). Estaremos viéndonos por este mismo canal. Stay tuned!

4 comentarios to “Preparativos. Dinero. La cámara. Y cómo irse de Santiago sin ser notado.”

  1. A la deriva, a perderse en la flora y fauna brasilera, llena de "bichos raros y potitos brillantes".
     
     

  2. siiiiiiiiiiiiiiiiiiiii mi Stranger !! al fin nos vamos!!!
    q bueno q salió todo bien. Bkn que tu viejo te regaló la cámara!!!😉
    yo fuí hoy a almorzar donde mi abuela y me comí como ocho mil humitas con chicharones, ocho mil humitas!!!
    Que lata que no alcanzaste a postear las ideas geniales que tenías pendientes, pero demás que el punteo que hiciste te sirve para retomar los temas a la vuelta.
    Siii , yo también me alegro de no ser scout. Llevo casi vacía la mochila… si no fuera por es "casi". jeje.
    Love yú!!!!!!!
    nos vemos en el terminal almorcito de mi corazón…
    Muac!!

  3. Lo lograste, Javierín. Me instaste a decir: "Yo lo leí hasta abajo" =P, jaja.
     
    Copa Copacabana… (8)
     
    Cuando me hablan de Brasil, me acuerdo de un capítulo de Friends donde Rachel cantaba esa canción:
     
    Her name was Lola, she was a showgirlWith yellow feathers in her hair and a dress cut down to thereShe would merengue and do the cha-cha… (8)
     
    Mmmm, viste ese capítulo? Bueno, si no, no importa. Es la idea, jaja.
     
    Nada más que decir pu, Javierín. Pásenlo bacán con la Ceci en Brasil <:o)… Conozcan harto, disfruten de los lindos lugares y paisajes, tomen hartas fotitos, descansen, etc., etc.
    Lo de las pesadillas extrañas es típico en estas circunstancias, pero todo está saliendo bien, así que no hay problema al parecer ;)
     
    Ah!!, y tomaré en cuenta eso del estilo: stick & collage, jajajaja. Qué me reí con tu post!!
     
    Un abrazo gigante. Y sí, nos vemos en marzo.
    Chau!
     

  4. No se cuando leeras esto…….
    pero BUEN VIAJE !!
    y ya hice mi tarea de los hábitos (se me habia olvidado avisarte)
    y tengo tuto
    asi que me salgo del pc
    adieuuuu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: