Articles

Mudo o taciturno

In Pelando cables on 18 agosto, 2005 by santoposmoderno

Y después del final lo que sobreviene (por un tiempo) es el silencio.
Susan Sontag, "La estética del silencio" (1967)

Hablar es como una droga. Si te abandonas al diálogo, te enajenas de ti mismo. Pierdes la conexión con tu cuerpo. Es como si te elevaras del suelo.

Digo esto y me acuerdo de una compañera de curso. Cuando nos juntábamos a la hora de almuerzo y todos hablábamos, ella estaba silenciosa escuchando. Mientras los demás hablaban yo la observaba y me daba cuenta que era la única que estaba realmente ahí. Estaba y no estaba.

El silencio es un arma de doble filo. Te permite estar en el ahí-ahora. Pero cuando otros están hablando y tú no, de alguna forma no estás ahí con ellos. Si has probado hongos psiquedélicos puedes comprobar lo que digo.

En todo hay un silencio. No sólo en el que no quiere hablar, sino también en el que habla por hablar. Ese que abre la boca pero no dice nada. También hay un silencio cuando dices mucho y no te entienden. Es justo la clase de silencio que no hay cuando estás con alguien y lo entiendes todo.

Decía Novalis: «Hablar por hablar es la fórmula de la emancipación». Y también: «Cuando alguien habla por hablar, dice lo más original y veraz que puede decir».

El silencio es misterioso y nos atrae. Lo que no se nos dice lo decimos nosotros mismos. Tú te puedes enamorar del silencio. Incluso te puedes enamorar del silencio de otro. Yo me enamoré del silencio de otra. De que no me dijera nada y yo inventara el resto.

En el silencio está también lo sacro. El Tao Te Ching dice que «del Tao se puede hablar, pero no del Tao eterno». Entre los judíos el nombre de Dios también es innombrable y es designado por el tetragrama YHWH. En otro sentido, los cristianos han hecho de su Dios (o Amor) otro inasible.

(Hay preguntas que aparecen de pronto: ¿Qué idioma hablaba Adán? ¿En qué idioma dijo Dios «hágase la luz»?)

El silencio ciertamente tiene su aspecto divino. Pero nada sacamos hablando de él cuando no podemos oírlo. Si yo hablo del silencio hago silencio. A menos que el lector sea tocado por este parlamento. Si, por el contrario, el lector no puede evocar su propio silencio (Tao, Dios, Amor) acá hay silencio.

De algún modo el silencio es relativo. Y digo "de algún modo" porque estoy aburrido de los absolutos, de los axiomas, de las verdades perennes y de las realidades trascendentales. Cuando Paul Watzlawick (1967) escribe en su Pragmatics of Human Communication que el primer axioma de la comunicación es

It’s not possible not to communicate

en el fondo relativiza el silencio. El silencio no es neutro, nos dice algo.

Si le preguntas a la persona con la que has pasado los últimos seis meses si te quiere y esa persona no te responde (te responde con un silencio) es lícito que quieras mandar muchas cosas a la cresta. Ya no es factible no interpretar el silencio.

Dijo Wittgenstein: «Todo lo que se puede pensar se puede pensar claramente. Todo lo que se puede decir se puede decir claramente. Pero no todo lo que se puede pensar se puede decir.»

Me quedo con un momento: Estoy en una mesa compartiendo con algunas personas. No me siento cómodo. El silencio me incomoda. Tengo varias opciones: o rompo el silencio, o espero impaciente a que alguien lo haga, o me acostumbro a él. Sea lo que sea, no puedo serle indiferente en primera instancia. Es así como nos interpela.

"The rest is silence" (Hamlet, Acto V escena ii)

4 comentarios to “Mudo o taciturno”

  1. Hablando de gente desaparecida, cómo estamos por casa, Patch Adams!!!<k>What we’ve got here is failure to communicate. Some men you just can’t reach…</k>

  2. «Todo lo que se puede pensar se puede pensar claramente. Todo lo que se puede decir se puede decir claramente. Pero no todo lo que se puede pensar se puede decir.» <—- Espectacular. En respuesta al post que me dejaste, gracias, y ni cagando tomo o como algo light. Wácala.Perder o baajr de peso es relativo. (H) A mí se me olvida.Y si llevo a mi profe de mates a la cama, tú crees que ella podría solucionarme a mí los problemas que yo no pueda durante las pruebas? Igual le daría…Me gustan las cosas que escribes, Hello-Kitty.

  3. El silencio está compuesto de todos aquellos sonidos a los que estamos acostumbrados a escuchar…Dice la leyenda que el músico americano John Cage estaba en búsqueda del silencio absoluto. Finalmente, logró que le dieran un permiso para ingresar a una cámara de aislamiento acústico donde le aseguraron la más absoluta hermeticidad respecto de los sonidos exteriores.Tras estar algunos minutos adentro, salió frustrado. Había escuchado dos sonidos: uno muy agudo y otro más grave y lento.El primero correspondía al sonido de su sistema nervioso; el segundo, a su circulación sanguínea.El silencio está compuesto de todos aquellos sonidos a los que estamos acostumbrados a escuchar…

  4. Waaaaaaaaaaaaaaaa es demasiado freak para mi meterme a tu blog y encontrar un comentario de la Camila Bay… quedé paentro….Saludos amiguito Javiercito :PChaito!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: