Articles

El juego, la vida y el hombre sabio

In Diario de vida on 26 julio, 2005 by santoposmoderno

Deberías suicidarte de vez en cuando, Javier.
 – Coté, polola de Benjamín (2005)

Me apoyé en una fachada de esos edificios altos que están en calle Nueva York. Ya había paseado por París y Londres este mismo día. Estaba exhausto de tanto viaje. Además que tenía un sabor extraño en la boca después de comer esas empanadas de queso cremoso.

Me acordé de Maintencillo y pensé que José hubiera hecho algo mucho mejor que eso.

Sólo me apoyé a mirar esa fuente que estaba en medio. Últimamente el destino había estado jugando con la vida.

La vida. Ese concepto tan inasible al que yo me había acostumbrado a analogar con el del juego.

Para Winnicott el juego se produce en la zona intermedia entre el yo y el no-yo. El mismo lugar donde reside la ilusión, y las creaciones culturales. Una importancia de esto es lo que decía el profe de Personalidad. El juego es aquello que es en serio y no es en serio al mismo tiempo. No hay nada más aburrido que tomarse un juego a la ligera, ni más desagradable que tomárselo demasiado a pecho.

¿Era así la vida para mí? En mucho sentidos parece que sí.

El otro gran consejo venía del maestro Yoda: «The fear of loss is a path to the dark side».

Para mí el dark side no es otra cosa que sufrir la vida: si tienes miedo de perder vas a sufrir. Así, la vida es un juego en el que vas a sufrir si tienes miedo de perder. Por eso no hay que tomársela demasiado en serio, ni demasiado a la ligera.

El punto se complica cuando crees que puedes morir. Eso es miedo a perder. Pero al parecer es un miedo a perder que se justifica en tanto se acaba el juego mismo. Ahora pensaba en que mi padre se podía morir. Así se lo vaticinaron las cartas a una señorita que yo conocía. No creería en el presagio si no me hubiera adivinado una gran verdad que yo no le había contado a nadie.

Cuando supe lo de mi padre lo llamé para contarle inmediatamente. Mi padre no se lo tomó a la ligera. Quizás tampoco demasiado en serio. En estas cosas no hay mucho que uno puede hacer.

Estaba pensando en si debía temer o no. Mirando la pileta.

Las estatuas que estaban al medio tirando agua me dieron una extraña sensación. Además que yo estaba pre-ocupado. Pensé: «Al menos estoy vivo. Y viviendo la vida. No como esas estatuas que están quietas por siempre. Para siempre».

–Oye, tú –me dijo una voz al lado.

Me volteé. Era un viejo con cara de normal.

–¿Sí?
–Te voy a decir algo. Imagina que se cumple el deseo más grande de tu vida.

Quise pensar en lo extraño de la situación. Pero no lo hice. Pensé en el deseo más grande de mi vida. No se me vino nada a la mente. Así que miré al viejo nuevamente. Le sonreí, esperé unos segundos y supe que debía seguir pensando. Ahora volví al pasado. Recordé esa navidad que me regalaron el Sega Master System II. Cuando abrí el regalo lo tuve que cerrar de nuevo. Era tanta la impresión que no podía creerlo.

–¿Lo tienes? –Me dijo.
–Lo tengo.
–Ahora captura ese momento. Déjalo quieto, inmóvil. Que no se vaya el sentimiento de júbilo. Tu máxima felicidad en un instante.
–Sí, sí, lo tengo.
–Eso, eso es una estatua.

No quería admitirlo, pero tenía mucho sentido. Parece que este viejo sabía algo. Para esos momentos yo todavía no sabía que mi padre lograría romper el hechizo de su sino. Así que quise escuchar al viejo.

–¿Quién es usted? –Le pregunté con el mayor cliché del mundo. Sabía que estaba siguiendo el guión de alguna escena de alguna película.
–Soy el hombre sabio.

Así que por fin me visitaba el hombre sabio

4 comentarios to “El juego, la vida y el hombre sabio”

  1. Te bajaste el Google Earth al final?Buenísimo, eh?Oye, avísame si me vai a meter en tus historias frikis… o no?Y recuerda… The Fear Of Loss Is A Path To The Dark Side…. y I Wanna Be A Jedi, And You Could Be My Padawan…ja ja ja…Todo lo que no?

  2. Deep… profound… dense… and freak. Todos los "spicy ingredients" de unas vacaciones igual de freaks, densas y profaunds.

  3. Ah…veis? el hombre sabio trauma a la gente, en todo caso como es sabio es bueno que derrepente aparesca.en todo caso sabes lo que me dijo ahora? QUE NADIE SE PODIA LLAMAR ISIDROGA!…ahi me rompio nuevamente mi paradigma…

  4. Es que no podís…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: