Articles

Las diez palabras

In Pelando cables on 7 junio, 2005 by santoposmoderno

Hoy he traído una joyita del pensamiento santoposmoderniano. Una reliquia sacada del baúl de los recuerdos que aparece en exhibición por primera vez en muchos años.

El texto data del año 2001 y fue uno de los primeros intentos del autor por consolidar una moral santoposmoderniana, cuando este movimiento aún no tenía nombre. Algunas de sus ideas han caído en desuso por el paso de los años. Otras se han mantenido intactas o con muy pocas modificaciones. Las más interesantes son aquellas que han dado paso a formas más estilizadas de comportamiento en la doctrina santoposmoderniana actual.

El texto se ha mantenido prácticamente intacto. Sólo se ha actualizado el nombre del agente sobre quien versa el decálogo para hacerlo coincidir con la normativa presente. Los comentarios hechos recientemente se hallan entre corchetes.

  1. El Santo no piensa, pero es sabio e inteligente.
    [En la antigua doctrina se entendía por "pensar" lo que hoy se entiende por "rumiar". Esto es, dar vueltas sobre la misma idea por tiempo prolongado, lo que había sido apuntado como causa de grandes problemas existenciales. La doctrina original consideraba como viciosa a "aquella persona que piensa mucho".]
  2. El Santo no se enoja, pero actúa como si lo estuviera.
    [La antigua doctrina exaltaba el control de los sentimientos. Sin embargo, no desconocía la conveniencia de "parecer humano". Actuar como enojado era un intento por no desligarse de la esfera interpersonal (por culpa de una actitud demasiado impasible) y a la vez una salvaguarda contra los peligros de una irracionalidad descontrolada.]
  3. El Santo no pelea.
    [El hincapié puesto sobre una conservación de los privilegios sociales que trae para el individuo el hecho de ser una persona pacífica.]
  4. El Santo tiene tiempo, pero siempre está ocupado.
    [Apuntaba a mantener una agenda ocupada y, sin embargo, no ser inasequible a nuevos compromisos. El primer objetivo supone que el individuo tiene actividades que lo enriquecen como persona y a la vez no pierde el tiempo ni da cuenta de ello. En último caso, sirve como excusa ante compromisos indeseados. La accesibilidad a nuevos compromisos predispone al sujeto para entrar a nuevos círculos experienciales y conocer a personas que contribuyan a su vida.]
  5. El Santo no es víctima del amor, él lo controla.
    [Recalca las penurias de caer bajo el dominio de las pasiones y exalta el amor verdadero. En la antigua doctrina: amor gratuito y desinteresado. Como el de Jesucristo a sus discípulos.]
  6. El Santo no halaga a las personas, sino a sus actos.
    [Sobre la idea de que a las personas les gusta ser reconocidas, teniendo en cuenta que al adularlas a ellas y no a sus actos se corre el riesgo de que su ego se exalte y se sienta en posición de superioridad a quien profirió el halago. La antigua doctrina intentaba evitar este tipo de situaciones degradantes.]
  7. El Santo no tiene enemigos, pues quiere a todos sus semejantes.
    [Ver 5.]
  8. El Santo habla poco de sí mismo y de otros, pero cuando lo hace dice cosas buenas.
    [La antigua doctrina suponía que el conocimiento es poder y compromiso. Hablar de sí mismo significaba conferir poder a los demás sobre uno. Además entre menos supieran los demás de uno, menos compromiso radical había entremedio. Lo cual podía ser usado en casos de necesidad extrema. Por otra parte, la antigua doctrina apuntaba a "hablar poco de uno" a cambio de "escuchar mucho del otro". Reconocía que a la gente le gusta que se interesen en ella y hablar de sí misma si se lo preguntan. El decir cosas buenas de los demás intentaba transmitir a otros la idea camuflada de que el hablante no amparaba pensamientos negativos de ningún tipo.]
  9. El Santo no miente, no es vanidoso, no ofende, no habla mal de otros ni hace cosas que al resto le desagrade. El Santo es prudente.
    [El énfasis se hacía en la prudencia como virtud mayor.]
  10. El Santo nunca está triste y ríe a menudo.
    [Sobre el reconocimiento del impacto que una actitud positiva genera en otras personas.]

6 comentarios to “Las diez palabras”

  1. disculpa mi ignorancia, pero no sé de qué va eso del santo posmoderno…respecto a mi blog, lo de las xD si tienen cierto sentido sarcástico, porque ahora mismo me encuentro tan incrédula ante lo que me está ocurriendo que no sé si reír o llorar…por otra parte, lo utilizo para hacer la lectura más coloquial, de forma que el que lo lea note que ante todos mis problemas aun me queda algo de sentido del humor. No obstante, es un texto muy serio, y me preocupa tanto lo que expongo en él que ni siquiera puedo dormir…

  2. No suenan tan propias de lo humano las características del "santo"… por ejemplo cuando alguien dice algo o le pasa algo y tú dices: es tan humano! y no son cosas parecidas a las características del santo según lo que acabas de exponer.Por otro lado, mencionas a Jesús, que fue la expresión máxima de lo humano (según nos enseño nuestro querido profesor de Cristología).¿Cuá es la relación entre Santo-Jesús- Javier- Humanidad?No se si se entendió algo la idea, ni yo entendí mucho las dudas que me surgieron.. jaja =P Como que relacioné todas las cosas que se de ti y las mezclé con esto…Obviamente no espero una respuesta por acá… quizá en la bella durmiente sería bueno.

  3. Un manifiesto. Se podrá guiar a un pueblo,nación, comunidad por su senda?.et oreiuq ohcum, pastelín.=)

  4. Lo que me impresiona más que el mismo texto (ideas), es que las hayas escrito (ideado) hace tanto tiempo y sigan teniendo algo de sentido, porque obviamente uno nunca puede liberarse totalmente de algo que ha sido parte nuestra tan profundamente. A la edad que tú escribiste eso, otro chico de tu edad seguramente estaba viendo material xxx.Ja,ja.=P

  5. Y eso de conferirle poder sosbre nosotros a la gente a través de lo que conoce de uno, es muy cierto, creo que siempre existe la etapa de nuestra vida en que preferimos escuchar en vez de hablar.Dejar que los demás te concedan poder sobre ellos mismos, de una manera muy cautelosa.PD: pero tú sabes, yo tengo el poder =P

  6. Creo que me acuerdo de un día muy X en que me mostraste el manuscrito original. Creo que fue cuando llegué de Argentina y nos juntamos con Suarín y Henry en la PUC y después me quedé en tu casa… creo. Me parece excelente que después de casi 5 años hayas conservado la esencia original de la doctrina… ¿Era la misma que la del [N.M.D.T.] original?Bueno, eso sería…"I will never turn to the roast beef side" – Anakin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: