Articles

Posmodernidad. Dudas existenciales.

In Diario de vida on 14 mayo, 2005 by santoposmoderno

Llegué hace un par de horas de dar el examen de comunicación escrita. Espero pasarlo. Más que nada, porque ni siquiera lo terminé. Hice un poquito más de una página. Como que me di todo el tiempo del mundo para escribir. Parsimoniosamente. ¡Y diablos! Cuando todavía no terminaba la primera página… «Vayan terminando, quedan cinco minutos». My goodness! Así que a la rápida ahí tratando de terminar con algo coherente.

Creo que cité a algún autor inexistente. John algo, le puse. Sociólogo. De un libro que había escrito supuestamente el ’99 y que justo hablaba del tema que yo había elegido. ¡Pff! Lo que sea no más.

De algo que sirva valerse de las tácticas borgeanas en el mundo de la posmodernidad (ahora resulta que estamos, según Lipovetsky, en la hipermodernidad. Y pensar que ya quedé obsoleto).

Y hablando de posmodernidad, últimamente me ha bajado la duda existencial posmoderna. Hay algo que me dice que soy así como el icono de la posmodernidad. Es cuando le digo a ciertas personas: «Yo soy la normalidad andando en dos patas». Onda la síntesis del posmodernismo (¿o hipermodernismo?).

Pasa lo siguiente: leo un texto que verse sobre la posmodernidad y me descubro. Es como si estos tipos estuvieran describiendo mi vida, mis costumbres, mis creencias. Y es raro. Porque pareciera ser que todo lo que aparece en la TV, en la radio, o en los diarios acerca de lo que supuestamente es la gente normal… ¡está muy lejos de la normalidad!

Puede que sea auto-sugestión. Demás que yo quiero ser un posmoderno y adecuo todo lo que leo a mis propios intereses. Puede ser. (También puede ser que el hecho de dudar de mí mismo sea parte de un escepticismo posmodernista.) [O puede que mi escepticismo esconda una neurosis obsesiva: racionalizar mis experiencias y evadir mi afectividad al respecto.]

Hablando de neurosis obsesivas: estoy desarrollando la teoría de que tengo una neurosis obsesiva compensada. Y que mis obsesiones versan sobre cosas que –afortunadamente– son egosintónicas. Aunque este último punto pone en jaque mi propia teoría. A menos que el beneficiado sea el narcisismo

Volviendo a lo de la posmodernidad: hay características mías que son claramente propias de esta vertiente. Por ejemplo, mi catolicismo. Ser ateo es definitivamente demasiado arcaico. (O como dijera la teología de la liberación: pareciera que la dicotomía fe/ateísmo no es tan importante en nuestro contexto como aquella de fe/idolatría. La gente pone sus esperanzas de salvación en otras cosas: el dinero, la fama, la racionalidad [modernismo]. Al final, erigen como dios lo que ellos valoran. Los más osados incluso hacen pasar abiertamente a su ídolo bajo la categoría de Dios). Lo propiamente posmoderno es: ¿por qué católico y no creyente-a-mí-manera? (Hay que recordar aquí que yo ni siquiera soy creyente. Ja). Por cierto que yo mismo puedo dar infinitas razones de por qué. Pero tal vez algún autor (como Lipovetsky) tiene otras tantas que me interesaría conocer.

Como sea.

Ahora voy a comer algo, antes de desfallecer por hambre. Y estudiar para Personalidad… a Lipovetsky =p

4 comentarios to “Posmodernidad. Dudas existenciales.”

  1. "Puede que sea auto-sugestión. Demás que yo quiero ser un posmoderno y adecuo todo lo que leo a mis propios intereses".(Acuña, 2005)Yo cacho que esto ES. Es probable que el ser posmoderno sea parte de tu Yo Ideal…

  2. Ja, ja… Paci, a ti te encanta apuntar a todo lo que pueda sonar contradictorio en mí. Cualquier cosa que te de pase para desarmar mi supuesta coherencia interna, se vuelve en tu manjar intelectual.¿Aceptarías la existencia de algún interés tuyo particular por demostrar que mi discurso dista de ser íntegro?Sospecho que quieres que caiga en mi propia trampa teórica. O demostrar(te?) que no soy más que un capullo que tarde o temprano tiene que abrirse para tomar sol. O de lo contrario, se muere…

  3. (Ja,ja,ja el nombre que me puse =P )En la parte del taller en que había que identificarse con una de las caricaturas que reflejaban expresiones, cuando ví la que tenía el cartel "YO" en la mano, me acordé de tí, onda tú,hablando sobre tí todo el rato. Pero después había una toda tierna, que me recordó más a tí.Eso era en relación a tú Desorden narcisista de personalidad, pastelín.Ja =P

  4. Puede ser que quiera que caigas en tu propia trampa… en verdad no lo se… mi comentario no tiene ninguna intención "conciente" de desarmar tu propia teoría sobre ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: