Articles

Cumpleaños [segunda parte]

In Diario de vida on 7 mayo, 2005 by santoposmoderno


[Abril 30, continuación…]

Al almuerzo fui donde mis abuelos. Porque sucede que celebramos el cumpleaños mío y de mi abuela de una vez. Un asado familiar, como se dice.

En la tarde traté de estudiar. Y algo avancé en mi comprensión de la «praxis» de Jesús en el libro de J. Sobrino, que era mi tema para el trabajo de Cristología que tuve que entregar el martes.

Ya en la noche pasé por la casa de la Berni. Se suponía que tenía un carrete la noche anterior al que –por razones obvias y otras menos obvias– no pude ir. Así que ahí como que me disculpé un poco y recibí unos lindos regalos de su parte =) [Gracias ^_^]

Entonces nos íbamos a la casa de Suárez, pero como que me asaltaron algunos llamados. Amiguita Katrin, amiguita Mini, Yeyín y Rod. Onda como una hora hablando por teléfono entre llamado y llamado. Cosa que salimos como a medianoche hacia donde Suárez.

Llegamos y ahí estaban más amiguitos en la buena-onda y festejamos la alegría y weá. José y Henry me dieron unos regalos bakanosos: una película y un libro, respectivamente.

Mauricio me regaló una foto muy legendaria donde aparecemos muy jugosos en "La Sagrada Familia" durante nuestro paso por Barcelona. (Esa foto me trae bonitos recuerdos).

Donde Suárez estaba también Mario y Vilaboa entre los clásicos del colegio. Y la gran sorpresa: Roberto Musa (aka Roberto nº 1). Los primeros dos estuvieron entre los que se marcharon casi al instante. Más tarde (harto más eso sí) se fue Roberto. Estaba esperando el momento en que Suárez se diera cuenta que Enrique y José –en un bajón– se habían comido los dos salames que él estaba reservando.

La noche siguió en su bohemia existencia. Había unos individuos en la pieza de Suárez conversando cualquier cosa (como la Reni, que no aparece entre las fotos). Además otros grandes personajes que tampoco aparecen, como: Felipe Becerra y Rafa. Leo, por su parte, estaba tirando con una mina que no conozco. Era un espectáculo horrible: los dos weones separados como por diez centímetros y unidos con sus lenguas pegajosas completamente al aire. Una demostración perversa de pésimo gusto que me impidió quedarme dentro de esa pieza por más de diez segundos.

Como es costumbre, a medida que seguía la noche me ponía más y más jugoso. (Por supuesto sin meterme nada al cuerpo). Me fui en gran volón con la Leila –que sí había tomado– acerca de las absurdidades de la vida. Obviamente no en una conversación normal, sino en una completamente desquiciada que oscilaba entre un silencio y una incoherencia. Además que podía estirarle el pelo tan wool-kind que tiene. =) Esa noche la Leila me recordó dos grandes verdades: (1) que no todo en la vida tiene un porqué, y (2) que, si ella así lo desea, no puedo mirarla fijamente a la cara sin reírme.

Las cosas continuaron hasta tarde, bien tarde. Y era hora de irse. Cerca de la misma hora que la noche anterior. Cuatro y media aproximadamente. Agarré mi reproductor de DVD que estaba confiscado donde Suárez y me lo llevé abrazado por las calles de Santiago.

Había finalizado el día de mi cumpleaños.

2 comentarios to “Cumpleaños [segunda parte]”

  1. Ja ja ja… Leyendón…Un par acotaciones: 1. Cuando llegué y entré a la pieza de Suárez, donde había gente hablando «bogus» (cosas que no existen) alrededor de una lámpara que emitía una tenue luz rojiza. Mi primer comentario fue: "¿Están revelando fotos?". En todo caso, igual sentí "el terror". 2. Suárez al parecer nunca cachó la "heavidad" (en ese momento) de que te devoren un salame de $3.500.- … Qué manera de reirme en ese acto de maldad, en especial cuando el salame fue escondido debajo de los papeles de diarios…«Era un espectáculo horrible: los dos weones separados como por diez centímetros y unidos con sus lenguas pegajosas completamente al aire. Una demostración perversa de pésimo gusto que me impidió quedarme dentro de esa pieza por más de diez segundos» – Nunca voy a olvidar la expresión de asco que pusiste al salir de la pieza… ¡Ja!

  2. Cuando Mauricio llegò a la entrada de la pieza de Suarìn,le preguntè ¿Javier te mandò? ,jaja…era TAN obvio,aunque debo decirte algo, màs respeto con Leo y su niña linda,que se llama Carla!. Interesante noche.Buena caminata tambièn,con las "regias" que vimos por las calles de apoquindo…què miedo =SEsa foto mìa que pusiste me encanta =p,ya sabràs por què..Berni =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: