Articles

El apremio a la vida

In Pasatiempos on 11 abril, 2005 by santoposmoderno

Voces del más allá (2005)

[La siguiente entrada puede contener spoilers.]

Por muy mal evaluada que esté esta película (White Noise) en algunas partes, debo admitir que me dio para algunas cavilaciones. En el transcurso de la película no podía desprenderme de cierta idea que hubo de repetirse incansablemente en las secuencias. Una idea que considero, por cierto, muy gringa. Pero que puede dar pistas para muchas elucubraciones posteriores acerca de la cosmología norteamericana y -en especial- de alguna forma de ellos de hacer cine.

Rápidamente: La película trata de un arquitecto, Jonathan (Michael Keaton), que pierde a su esposa, Anna, después de un accidente que la tuvo desaparecida por semanas. Tras este incidente, Jonathan, se vuelca a la posibilidad de contactarse con ella a través de un mecanismo denominado EVP (siglas en inglés de Electronic Voice Phenomena) que permite grabar con métodos análogos las voces del más allá.

Durante el transcurso de la película me vi impelido a comprenderla en términos de una idea que no podía abandonar. Es algo que denominé el apremio de la vida. Consiste básicamente en una concepción de que la vida es urgente, que hay que atenderla. Lo cual está ligado a un juicio moral: es bueno encargarse de ella, de lo mundano, precisamente porque urge. (En este punto me recuerdo una frase recurrente de Mafalda que reza: "Lo urgente no deja tiempo para lo importante".)

A Jonathan las advertencias le vienen por montones. Él está queriendo comunicarse con el más allá, pero no repara en que el se debe a la vida. Y sólo a ella. No le es lícito escapar a esta condición. Y, como se verá más tarde, su desobedecimiento le costará caro.

Los poderes del más allá rechazan con indignación sus intentos. Se escuchan voces escalofriantes que insultan y amenazan respecto al trabajo paranormal. STOP, PIG BASTARD son algunas de las palabras que se oyen. Sin embargo, ni la extraña muerte de Raymond (el que lo incorpora en estas actividades) supone para J. un temor a continuar. El estaba empecinado a comunicarse con su esposa.

Hay varias personas que previenen a J. de seguir adelante. Una de las primeras es la médium ciega. Ella le dice sin rodeos que son los muertos los que contactan a los vivos. Pero ensañarse en obtener algo de ellos es entrometimiento; una acción que se paga cara. El argumento confirma esta tesis: las personas que en el pasado visitaron a Raymond para contactarse con sus seres queridos murieron en diversas circunstancias.

En otra ocasión, J. logra salvar a un bebé de un accidente automovilístico con supuesta ayuda de su esposa proporcionada a través del EVP. Lamentablemente la madre de la criatura muere y J. decide hacerle saber al esposo cómo fue que pudo evitar una catástrofe mayor. El sujeto lo rechaza ofuscado: no quiere saber nada de cosas paranormales. Pero J. no ve esto como una advertencia y, por el contrario, se empeña más.

Este es el momento decisivo para su destino. Y J. elige mal. Embargado por un sentimiento de megalomanía cree que está convocado a salvar vidas con la ayuda que su esposa le entrega desde el más allá. No sería disparatado pensar que si J. hubiese escogido en aquel momento dejar la actividad, podría haber rectificado su sino. El entiende las palabras de su esposa «Go! Go now!» como «¡Adelante, sigue!» (persistir) en vez de «¡Vete! ¡Vete ahora!» (desistir).

Tras esto vienen dos advertencias más: el cuasi-suicidio de su nueva asistente Sarah y la destrucción de sus equipos EVP. Pero lamentablemente para él ya es demasiado tarde.

En su última cruzada intenta salvar a Mary Freeman, una mujer que se encontraba desaparecida desde algún tiempo. Sin embargo, parece que J. es victima de una trampa. En el lugar al que llega, encuentra a un individuo (el supuesto secuestrador) en extraña complicidad con las tres entidades (fantasmales) que se habían opuesto constantemente al trabajo de J. (y anteriormente de Raymond). Aquí se recuerda que el secuestrador apareció anteriormente cuando J. se había quedado atrapado momentáneamente en un ascensor. Lo que dijo en esa ocasión fue: “¿Están bien?” Lo que nos suena a una advertencia más, de carácter positivo, a ocuparse de la vida. (Algo que nos hace recordar también que los muertos en general comunicaban palabras de aliento desde el más allá. Entre ellas: “Te amo, Jonathan”, “Sarah, sí”, “Susie, sonríe”, etcétera. Los muertos también expresaban un apremio por la vida).

Finalmente las entidades atacan a J. físicamente hasta que logran eliminarlo. Él fue incapaz de escuchar sus prevenciones y el olvido de preocuparse por la vida le arrebató la misma.

En última instancia, la secuencia final nos remite a la mitad de la película cuando el hijo de J. le hace una pregunta crucial en un momento crucial. Jonathan había estado ensimismado en las pruebas con EVP y ya no prestaba atención a su hijo. En estas condiciones, Mike (el hijo), le pregunta: “Papi, ¿vas a estar bien?” Lo que encubre una reprimenda a su dejadez. ¿Quién mejor que un hijo pequeño para personificar la responsabilidad [el nexo urgente a la realidad] y, más aún, la vida misma?

Jonathan se da cuenta demasiado tarde de esto. No obstante, logra un intento de resarcirse póstumamente: “Mikey, lo siento”. Se evidencia que por fin le ha caído la cuenta de su error. Y la sonrisa del niño manifiesta que es la vida la que al final se impone, y es la que nos debemos primeramente y únicamente.

La reflexión posterior se las dejo a Uds., mis lectores. Sólo sugiero revisar hasta qué punto nos afecta esto del apremio de la vida. Por mi parte sólo me sorprendo al revisar mi entrada anterior y percatarme que la última frase decía “Pásenla bien… y disfruten la vida”.

Al parecer nadie escapa a estas concepciones…

Mis más sinceros saludos,
Javier.

Una respuesta to “El apremio a la vida”

  1. Al fin! Estas leseras, no? Son complicadas xDBueno, COMENTARIOS de tu blog son sencillos xDI love it xDDDDDD jaja no, en serio. Me gustó harto porque como que tienen too en uno xD música, fotos, blog…etc. Ta bien choro te diré xDAparte que lo que escribes nunca aburre. O quizás algunas veces porque ni idea quién es la Ceci y..la Cata y….en fin xD las personas que no caxo =PPa aproveshar xD te cuento, que si! fui una buena coordinadora! o por lo menos no hubo quejas por parte de mis queridos compañeros asique quizás el otro año me aventure nuevamente en ese sacrificio xD (se sacrifican almuerzos, tiempo, etc etc) =PTodo sea por tu alianza y compañeros ! saaaaaaa! pa puro er a Augusto =P ñaka ñaka xDBueno, no alargo más esta cosa porque si no te me aburres =PBe fine my friend!Nos estamos viendo!! (o eso ESPERO)Chauu!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: